MUSICOLEPSIA – CUANDO LA MUSICA HACE MAL

¿Puede la Música hacer mal? parece increible que pueda suceder algo así, pero a continuación relatamos un hecho real que nos demuestra lo misteriosa que pueda ser la mente humana y que a pesar de los avances en la medicina, aun no podemos comprenderla totalmente.
Hubo una mujer que no podía escuchar canciones napolitanas (italianas). Las había apreciado durante toda su infancia y eran parte de su memoria familiar, pero de pronto se convirtieron en una amenaza contra su vida. Tenía treinta años cuando un día la encontraron tumbada en el piso, exhausta tras un ataque epiléptico. Al recuperarse, lo último que recordaba era el sonido de su CD preferido, el que solía refrescarle los mejores momentos de su juventud.
El detalle no resultó extraño entonces, apenas parecía una anécdota, hasta que tiempo después volvió a tener un ataque similar mientras escuchaba las mismas canciones. Por ese motivo, se sometió a varios análisis. Los médicos le confirmaron la relación: cada vez que escuchara esa música –y solamente esa clase de música– volvería a temblar hasta perder el conocimiento.
No importaba que el sonido fuera en vivo o una grabación, estaba condenada. ¿Cómo fue que esas canciones románticas se convirtieron en veneno para sus oídos?. En el mundo de la neurología se conoce a ese trastorno como «epilepsia musicogénica». Otros especialistas prefieren llamarlo simplemente «musicolepsia».

Podría decirse que es el mal que te incapacita para escuchar ciertas melodías. Bastan unos acordes del género musical «nocivo» –diferente en cada caso– para que los afectados experimenten desde tics nerviosos o incontinencia urinaria hasta los más violentos espasmos.

Por eso mi recomendacion es ponerse comodo y disfrutar de la musica mientras no nos sea ofensiva.

Anuncios