ÓSCAR MULERO, el señor de las bestias



Si has tenido ocasión de asistir a un set en vivo de Óscar Mulero, entonces es que te va la mala vida y sabes lo que es tener un buen zumbido de oídos durante dos días. También te parecerá haber pagado un justo precio por disfrutar del techno en estado puro, sin concesiones, rodeos ni medias tintas.

Y es que pocos DJs en la escena española con un buen puñado de años en las cabinas han sabido mantener una línea de actuación tan potente y firme como él. Siempre dueño de sonidos ásperos, antipáticos y bajos a prueba de cualquier anatomía que se precie.

Después de un tiempo sin tener ningún lanzamiento oficial, nos ofrece un disco doble que nos pilla desprevenidos, con la carne blanda, como si no tuviéramos cuerpo para esto, o al menos no ahora precisamente. Pasar de los platos a la creación propia, de puño y letra, y firmando quien firma, es motivo indiscutible para prestar toda la atención y abrir bien los oídos, aún a riesgo de lo que esto supone.

Grey Fades to Green llega desde dos direcciones, con dos lecturas pretendidamente distintas y eso quizás es lo más sorprendente, porque a Mulero siempre le ves venir. ¿Se trata de un juego mal intencionado? No tenemos la respuesta, pero si es así, nos apuntamos de lleno.

Solamente dinos cuándo empezamos.

fuente