Richie Hawtin entre frutas y verduras

Cogió su ordenador, sus aparatos y los plantó entre naranjas, peras, melocotones y, como no, pepinos, y ahí mismo, en medio del mítico mercado de La Boquería en Barcelona, montó una sesión para no olvidar.

La convocatoria fue casi secreta y únicamente a través de las redes sociales. Algunos avispados llegaron a tiempo para coger buenas posiciones, tan buenas como tener al propio Richie Hawtin delante de tus narices. Otros simplemente estaban de paseo por Las Ramblas y, dejándose llevar por esos ritmos, acabaron bailando entre carritos de compra, mensajeros, cuartos traseros de pollo y un sinfín de frutas.