El consumo de marihuana es nocivo para… el medioambiente

Sólo en Estados Unidos, quienes cultivan marihuana utilizan el equivalente a US$5.000 millones en electricidad para poder darle energía a las ampolletas, deshumidificadores, ventiladores y todas esas otras cosas que no conozco y que son necesarias para que las plantas crezcan sanas, fuertes y cargadas. Eso equivale al 1% del consumo eléctrico del país norteamericano, según National Geographic. Quizás si no fuera ilegal muchos podrían cultivar al aire libre, reduciendo el consumo energético, pero eso podría ser más nefasto por otro lado…

Junto con ello, fumar un porrito equivale a la emisión de alrededor de 900 gramos de dióxido de carbono. Pésimo para el ecosistema. Y ni pensar en los casos en que las plantaciones son descubiertas y deben ser quemadas por las autoridades. Peor aún.

Pero para no ser tan duros con la cannabis, es justo decir que la producción de otras drogas también dañan el medioambiente. Es el caso de la cocaína, cuyo proceso potencia la deforestación de la selva, ya que para plantar la coca se requiere talar otros árboles. Para su cultivo también es necesaria la implementación de una serie de insecticidas, fungicidas y fertilizantes y -por último- también se requiere de productos en base a petróleo para el proceso de extracción la droga desde la planta. Según el Departamento de Estado de Estados Unidos, se utilizan hasta 80 litros de kerosene para la fabricación de cada kilo de cocaína que llega al mercado callejero.