Este año las tarjetas bancarias en Colombia serán inteligentes

Hace unos días Visa anunció la llegada de PayWave a Colombia, un sistema que le permite a los dueños de tarjetas bancarias –bien sean de crédito o débito—gozar de una facilidad para sus compras impresionante.

Todo comenzó hace más o menos dos años según Visa, cuando el gobierno le ordenó a los bancos a utilizar chips en las tarjetas que emitieran a sus clientes. Por eso hoy es común ver tarjetas que, además del plástico traficional, tienen un espacio metálico similar a una tarjeta SIM de celular. Originalmente, ese chip estaba pensado para evitar clonaciones de tarjetas, pero como nos explicó Visa durante nuestra charla, esos chips son en realidad una llave que abrirá una puerta de posibilidades tecnológicas enormes.

Como la tarjeta es capaz de almacenar mucho más información que la cinta magnética tradicional, no solo puede impedir que haya una clonación, también puede guardar varias tarjetas en una sola. Por ejemplo, es posible que una sola tarjeta sirva tanto de crédito como de débito. También hace posible que al pagar el clienta pueda elegir si lo hace con dinero de sus cuentas o si decide usar los puntos que ha acumulado con compras anteriores. Todo sin tener que llenar formularios o llamar al banco. Lo mejor es que la tarjeta está cifrada hasta el punto que es imposible clonarla, entonces la persona no tiene que sufrir cada vez que la usa o en caso de perderla.

Eso de por si emocionará a más de uno pero quizás lo más llamativo es que desde diciembre de 2011 Visa está trabajando con bancos colombianos para traer pagos por contacto al país. El primero en arriesgarse a probar la tecnología fue el Banco de Bogotá y el proyecto piloto fue tan exitoso entre los empleados del banco y algunos establecimientos comerciales aliados, que otras entidades financieras también quieren montarse al bus del NFC.

Funciona de manera muy sencilla. Basta con acercar la tarjeta a una superficie especial y listo, queda registrado el pago. En caso de que el valor sea más alto de un monto predeterminado por el banco, el usuario deberá ingresar un código PIN, pero para transacciones pequeñas como pagar parqueaderos, transporte público, peajes y otros intercambios comunes no será necesario. La finalidad de la tecnología no es que siempre sea fácil pagar, sino que en las ocasiones que sea más rápido el proceso.
fuente