Tras cacería de elefantes, piden renuncia a la presidencia de WWF al Rey Juan Carlos de España.

 

En su "Apasionante practica familiar" sufrió una caída, donde se fracturo la cadera.

Repudio mundial ha causado la noticia de que el rey de España, Juan Carlos del Olmo, participó este fin de semana en una sangrienta cacería de elefantes en Botswana, actividad que realiza solo por diversión, aunque en África pagan entre 7.000 y 30.000 euros, por cada elefante. Ya se conoció que el rey tomó la empresa Rann Safaris (cuyo dueño es amigo hace años para practicar esta “pasión familiar”) organiza cacerías de elefantes y ofrece un “safari cinegético” de 14 días por € 45.000.

Lo paradójico es que “su majestad” era además presidente de honor del Fondo Mundial de la Naturaleza, WWF (World Wide Fund for Nature) en España, desde 1968. Ante la vergonzosa  situación, los socios de la organización, pidieron la renuncia del Rey en una carta que enviaron a la Casa Real, la cual decía en uno de sus párrafos lo siguiente:

“Le escribo para transmitirle el profundo malestar y preocupación de WWF por los últimos acontecimientos relacionados con la participación de S.M. El Rey en una cacería de elefantes en África, lo que ha provocado un enorme rechazo entre nuestros socios y en la opinión pública en general”.

WWF, es una organización que se jacta de proteger a todas las especies, especialmente los grandes mamíferos en peligro de extinción. Este escándalo que ha recorrido el mundo con el nombre de uno de sus miembros honorarios, deja al Fondo con una pésima imagen y una muy baja credibilidad, es por eso, que no es extraño que prontamente pidieran la renuncia al cazador real.

Actualmente, su excelencia se encuentra en cama y bajo reposo absoluto, ya que en su safarí por África sufrió un accidente que lo habría dejado con tres fracturas en su cadera derecha, la cual fue intervenida para colocar una prótesis. Esta condición ha impedido que el rey hable con la prensa o con el pueblo español. De todo modos, en la familia real reconocen que este episodio fue por lo menos desafortunado, ya que España atraviesa por una fuerte crisis económica y  no es como para que el rey se de el lujo de participar en ciertas actividades.

En tanto,  prensa española está esta impaciente a  la recuperación del Rey Juan Carlos para recoger sus impresiones. Aunque por ahora ya hay bastante material, ya que circulan en varios medios unas fotografías de otra cacería de su alteza en el año 2007 , lo que ejemplifica que esta es una costumbre muy común para el Rey.
fuente