Orina e insectos: los probables alimentos de un futuro no muy lejano.

Es sólo cuestión de tiempo antes de que la creciente población de la Tierra se enfrente a un grave problema de escasez de agua potable. Por suerte, la ciencia tiene una solución infalible: un proceso de purificación llamado ósmosis inversa, que puede convertir agua residual en agua 100% bebible.

En este caso, el humano tendría que comenzar a buscar otros líquidos que se pudiesen potabilizar. Uno de ellos sería la orina. El problema radica en que no todos estarían dispuestos a beberla.

La respuesta de repulsión está creada para protegernos de ingerir sustancias altamente peligrosas, pero si beber nuestra orina es la única solución a un problema de escasez, tendremos que aprender a modificar este mecanismo de defensa en, contradictoriamente, nuestro propio beneficio.

El profesor Paul Rozin de la Universidad de Pennsylvania lleva décadas examinando el  funcionamiento del asco en el ser humano. En 1986, se pidió a un grupo de estudiantes que valoraran una porción de jugo. Posteriormente, se introdujo una cucaracha en una taza del mismo jugo y el líquido fue agitado con el insecto dentro, después se pidió que bebieran el líquido. Aunque el bicho estaba muerto y  el agua esterilizada, casi nadie quiso beber un sorbo: en su mente, el jugo estaba contaminado.

En este caso sólo fue una investigación, pero pronto un saltamontes podría ser el desayuno. En el 2012, la ONU propuso que los seres humanos deben comenzar a considerar la ingesta de insectos.

La mayoría de las culturas occidentales aún no consideran esta opción como algo viable, sin importar que a diario los alimentos enlatados y congelados contengan cierta cantidad de moho, pelos de roedores, larvas y heces de mamíferos. La mantequilla de manzana, por ejemplo, contiene 5 insectos enteros por cada 100 gramos.

No es posible cambiar de un día para otro la opinión de toda una sociedad. Sin embargo, la publicidad puedo ser un gran aliado. “Superar la memoria del disgusto es la forma básica de la psicoterapia”.
fuente