Improvisación: el ritmo de este mundo ||JAZZ||

Lo que el mundo laboral tiene que aprender del jazz y su desenfado

La importancia del jazz en la historia de la música radica, sobre todo, en que introdujo la posibilidad de improvisación en un mundo que se regía por reglas y cánones casi inquebrantables y siempre observados. Como si se tratase de la niña que cuando alcanza la pubertad rompe con todos sus corpiños de infancia, el jazz sobrepasó también todos esos corsés que sujetaban la evolución de la música posterior a las vanguardias artísticas del siglo XX y otros procesos sociales que de algún modo encontraron otro tipo de expresión en este nuevo género musical.

Tomando este espíritu desenfadado, audaz, atrevido, de experimentación y espontaneidad, Frank J. Barrett, profesor en la Escuela de Posgraduados Navales que se encuentra en Monterey, California, y que además pasó un buen tiempo viajando junto con la orquesta de Tommy Dorsey, acaba de publicar el libro Yes to the Mess: Surprising Leadership Lessons from Jazz, donde propone que el mundo laboral podría aprender y aplicar muchas de esas libres inflexiones del jazz a su propia lógica, que podría parecer gastada y rutinaria.

A continuación ofrecemos algunas de las propuestas de Barrett, tomadas del sitio Fast Company.

Impulsa el procesamiento de información en medio de la acción

Los intérpretes de jazz actúan hacia el futuro. Solo al mirar hacia atrás, hacia lo que crearon, es como los solistas se dan cuenta cómo se relacionan las notas, las frases, los acordes. Las organizaciones pueden usar el mismo tipo de revisión de acciones pasadas para ayudar al personal a percatarse de los logros y los valores que implícitamente poseen y qué limita a estos valores al respecto de sus acciones futuras. Compartir las interpretaciones múltiples de los muchos participantes […] puede convertirse en las semillas de invenciones y descubrimientos mayores.

Todos tienen la oportunidad para un solo

[…] Ahora y siempre deja que tu personal corra libre. Google y 3M entienden esto. Ambas organizaciones prosperan por medio de la innovación porque anima a sus empleaos al solo, a destinar 20% de su tiempo a cualquier proyecto que crean que ayudará a la compañía y por el cual tienen pasión.

Propicia el juego serio. Mucho control inhibe el flujo

Hay un sentido de derrota en el juego, una disposición para suspender el control y poner a ti mismo por encima del flujo y los acontecimientos en curso. […] El juego y la práctica son situaciones en que está bien experimentar y fallar. Hay una razón por la que el motto de IDEO es, “Fracasa continuamente, así triunfarás pronto”.

Cultiva la competencia provocativa: crea promesas expansivas como ocasiones para adentrarse en territorio desconocido

[…] Grandes líderes como Miles Davis son capaces de ver el potencial de las personas, perturbar sus hábitos y pedir que pongan atención en nuevas formas […]. Él sorprendió a su banda al llevarlos más allá de los límites de la comodidad, llevando canciones no ensayadas y familiares a claves extrañas, para que experimentaran así los márgenes. Eso es competencia provocativa en el trabajo.

Articulo completo